miércoles, 3 de agosto de 2016

Te lo dije

Te lo dije: Megan Maxwell


“Si regalaran un diamante por cada disgusto que da la vida, sería multimillonaria”, pensó Victoria cuando encontró a su novio liado con su mejor amiga el día antes de su boda. Y tenía razón, porque a pesar de sus gafas de Prada, de sus bolsos de Chanel, de sus zapatos de Gucci y de todos los Carolina Herrera del mundo colgados en su armario, Victoria solo era una mujer amargada que vive en la mejor zona de Madrid.
En medio de este caos emocional, su empresa le ha dado dos meses para ir a Escocia, localizar a un conde de nombre impronunciable y convencerle de que debe firmar un contrato de cesión del castillo de Eilean Donan para rodar un spot publicitario de una marca de relojes. Dos meses o estará de patitas en la calle y perderá su flamante estilo de vida.

Con un fracaso amoroso a cuestas, una maleta llena de ropa de marca, y una misión empresarial, Victoria, acompañada por su hermana Bárbara la alternativa, se encamina a las Highland en busca del conde McKenna. Allí solo ve un lugar lleno de lluvia, de paletos y de vacas. Ni rastro del conde.

Y lo peor de todo; Niall, el que se considera la mano derecha del invisible aristócrata y al que Victoria se refiere con los apelativos de cromañón, paleto y bestia, tiene un plan muy bien trazado sobre cómo tratar a una española gruñona.


..:* *.:.✿✿..:* *.:.✿✿..:* *.:.✿✿..:* *.:.


Cuando descubrí este libro, supe inmediatamente que lo quería leer y no, no me preguntéis el porqué, ya que este tipo de libros no son los que más me gustan leer. Sin embargo, de él captó mi atención y no pude evitar hecharle un vistazo. La verdad es que estoy casi segura de que esa curiosa y bonita portada tiene algo que ver con que quisiera leerlo.

Pero vayamos al lío. 

Victoria es una pija y egocéntrica mujer de negocios que está tan pendiente en ir bien vestida que no se preocupa por las personas. Y eso incrementa cuando pilla a su futuro esposo Charly -un niño pijo de cara bonita- haciendo un trío con su mejor amiga. 

Victoria, que tenía la vida perfecta, con un novio perfecto, la casa perfecta, la ropa perfecta y el trabajo perfecto, ve como su vida da un giro de 360 grados al anular su boda y reencontrarse con su barriobajera y malhabladora familia. Y justo cuando cree que ya no puede caer más bajo, la empresa publicitaria en la que trabaja le da una última oportunidad si no quiere ser despedida: irse a Escocia para conseguir firmar un contrato con un misterioso conde. 

Y aquí empieza lo divertido. Al principio del libro/durante todo el libro, Victoria va a tratar mal a todo el mundo al igual que va a gritarle a quien haga falta por cualquier tontería, lo que me irritaba bastante y muchas veces tuve ganas de zarandearla para que espabilara. 


Sin embargo, gracias a su hermana Bárbara, que la acompañó en el viaje, las situaciones de egocentrismo de Victoria, cogían un punto cómico, ya que Bárbara le hacía ver el espectáculo que estaba montando y eso le cabreaba más. 


Cuando llegan a Escocia, las hermanas van a encontrarse con dos primos muy guapos (al menos para Bárbara) y van a empezar los problemas para Victoria.

Desde accidentes inesperados a granjas escocesas, la egocéntrica y pija Victoria va a ir descubriendo cosas nuevas a su alrededor y a discutir con todo lo que se mueve para tratar de localizar al maldito conde que no aparece por ningún lado y del que uno de los primos -Niall- es su mano derecha. Así pues, las dos explosivas hermanas se las verán para convencer al conde de que firme el contrato. 

Todos los personajes me han encantado, desde el salsero Víctor hasta el adorable Tom, pasando por el hipócrita de Charly, me parece que todos ellos tenían cosas importantes que añadirle a la historia.

Lo bonito del libro, además de las situaciones graciosas, es la bella historia de amor que se irá formando. Poco a poco verás la evolución de la protagonista y de cómo todo a su alrededor cambia. 



La relación de las hermanas me ha encantado y todos sus ingeniosos insultos, motes y ese tan conocido carácter español que tanto echaba de menos leer en un libro, me ha hecho llorar de la risa. Así que sí, me he divertido mucho con este libro, y sin duda me vino bien leerlo después de llevar un tiempo con distopías.

"Te lo dije" es una historia historia curiosa, fresca, fácil de entender y con un toque de esperanza que nunca viene mal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Template by BloggerCandy.com | Header Image by Freepik